NOVIO A LA VISTA 1953: B/N. 85′


Nacionalidad:    Española.

Producción:    Producciones Perojo, C.E.A.

Director general de producción:

Miguel Tudela.

Jefe de producción:

Abelardo García, V. Giraldo.

Argumento:    Edgar Neville.

Guión:    Edgar Neville, Luis García Berlanga, Juan Antonio Bardem, José Luis Colina.

Director:    Luis García Berlanga.

Fotografía:    Cecilio Paniagua, Sebastián Parera, Miguel F. Milá, Antonio L. Ballesteros.

Música:    Juan Quintero.

Montaje:    Pepita Orduña.

Ayudante de dirección:

Carmen Pageo, Eduardo Ducay, Agustín Navarro Cano.

Segundo operador:    Alejandro Ulloa, Angel Ampuero, Mario Pacheco, Antonio Macasoli.

Foto-fija:    Simón López, Beringola.

Ayudante montaje:    Alicia Castillo.

Ayudante de producción:

Miguel Pérez, J. M. Lagos.

Decorados:    Sigfrido Burmann.

Contructor decorados:    Francisco R. Asensio.

Mobiliario y atrezzo:    Antonio Luna.

Vestuario:    Humberto Cornejo, Emilio Burgos.

Maquillaje:    Carmen Martín.

Ayudante de maquillaje:

Dolores Clavell.

Sonido:    Ramón Arnal.

Intérpretes:    Josette Arnó, Jorge Vico, José María Rodero, Antonio Vico, Julia Caba Alba, Antonio Riquelme, Luis Pérez de León, Irene Caba Alba, Alicia Altabella, Luis Rosses, Mercedes Muñoz Sampedro, Elisa Méndez, Elena Monserrat, Mateo Guitart, Concha López Silva, Antonio Truyols, María Teresa Penella, Mauricio Lapeña, Jaime Ibram, Federico Urquidi, Fernando Pujas, Fernando Aguirre, Julia Lajos, José Luis López Vázquez, Carlos Díaz de Mendoza, Juana Ginzo, Josefina Bejarano, José Alburquerque, María Luisa Arias, Carmen Villa, Enrique Sánchez Guzmán, Mauricio Lapeña, Conchita Fernández, Ana María Caballero, Rafael Membiela, María Teresa del Castillo, Juan Díez Nicolás, María Dolores de la Cámara, Conchita Fernández, Mauricio Lapeña, Terele Pávez.

Laboratorios:    Madrid Film.

Estudios:    C.E.A.

Metraje:    2.489 metros.

Paso:    35 mm.

Procedimiento:    B/N.

Duración:    91 min.

Estreno:    Callao (Madrid) 15-2-54.

Distribución:    Cifesa.

Nada como el pretexto del veraneo para irse hacia las playas en busca de novios posibles para las muchachas casaderas. Esto pensaban las mamás de principios de siglo. Loli es convencida por la suya, abandonando los juegos propios de sus pocos años, la acompaña a una playa de moda. Loli acaba por comprender que el joven ingeniero que ha conocido durante el veraneo es un buen partido: justamente lo que su mamá deseaba. Y como además se ha enamorado de él, todo termina felizmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: