¡AHI VA OTRO RECLUTA! 1960: COLOR. 97′


Nacionalidad:    Española.

Producción:    Aspa, P.C., S.A.

Jefe de producción:

José Antonio Pérez-Giner.

Argumento:    Vicente Escrivá.

Guión:    Vicente Escrivá.

Director:    Ramón Fernández.

Fotografía:    Godofredo Pacheco.

Música:    Antonio Ramírez Ángel, José Pagán.

Intérpretes:    José Luis Ozores, J. L. Carbonell, “Kiko”, Manuel Zarzo, Pilar Cansino, Venancio Muro, Carmen Rodríguez, José Marco Davó, Vicente Baño, Oscar Cortina, J. A. González Rojas, Antonio Martínez, Roberto Camardiel.

Estudios:    Ballesteros.

Metraje:    2.571 metros.

Procedimiento:    Color.

Paso:    35 mm.

Duración:    94 min.

Estreno:    Capitol (Madrid). 27-10-60.

Distribución:    Chamartín.

Orencio Cascales, modesto campesino, en vísperas de su servicio militar encuentra la solución de los meses que tiene que estar fuera de su familia ingresando en el Cuerpo de Paracaidistas, donde además de estar mantenido, podrá enviar dinero todos los meses a su casa. Desde el primer momento, Orencio es víctima de toda dase de bromas y novatadas. La madre, que vive en un pueblecito cercano, anuncia su visita. Y cuando el domingo la viejecita, en vez de ir al campo, como él, angustiado, pide una y otra vez, prefiere comerse los quesos que ha traído del pueblo en el banco más visible de la plaza de Alcalá de Henares los mas asiduos bromistas se acercan para explicar a la madre que puede estar orgullosa de Orencio, y que todo el cuartel está dispuesto a ayudarle para que consiga el título. Junto a la historia de la vida militar va hilvanándose una historia de amor entre Orencio y Julia. Poco a poco, la simplicidad y bondad de Orencio van interesando a la chica, que tiene que ir venciendo la gran timidez del recluta. Orencio consigue el título de paracaidista, y pocos días después, la Bandera en pleno es embarcada en aviones con destino a Sidi Ifni para devolver la paz a aquellos territorios. Aislados en un puesto avanzado y llenos de bajas, el grupo de amigos de Orencio, todos voluntarios para esta peligrosa misión, pasan horas difíciles, en las que Orencio se comporta con heroísmo, destrozando un nido de ametralladoras, al mismo tiempo que el resto de la Bandera llega a socorrerles. Cuando recibe la Medalla del Mérito Individual Orencio contempla las lagrimas de su madre y la sonrisa de Julia, que parece ser va a quererle bastante a pesar de los temores del paleto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: